UN COMPROMISO INELUDIBLE

padres responsablesEstas palabras fueron formuladas por una persona que decidió ser fiel y eligió dirigir un hogar en el que primara el servicio y la adoración a Dios. Eso significa el verdadero “sacerdocio del hogar”. Cuando una persona decide formar una familia, asume un compromiso que implica no solo tener la capacidad de proveer para el sustento y la supervivencia, sino también desarrollar la capacidad de guiar a sus hijos por un camino que les produzca mucho más que mera vida.

Hay suficiente confusión en el mundo como para no decir claramente que un varón o una mujer que forman un hogar tienen la responsabilidad moral de guiar a sus hijos por un camino no neutral, sino comprometido con valores trascendentes. Solo la presencia de Dios puede orientar de tal modo que las personas finalmente entiendan el sentido de su existencia, que solo se logra mediante el contacto personal y comprometido de un ser humano con Dios.

Muchos matrimonios han renunciado al deber de guiar moralmente a sus hijos. En el mundo en que vivimos, muchos actúan creyendo que simplemente los hijos deben elegir absolutamente su propio camino. Es verdad que las personas no deben ser objeto de coerción para obrar en contra de su conciencia. Pero, los padres tienen la responsabilidad de dar a sus hijos una orientación que los guíe en el correcto camino.

Jaime Barylko, autor del libro El miedo a los hijos, sostiene que muchos padres, en realidad, tienen miedo de cumplir el rol que les corresponde y terminan dejando a sus hijos a la deriva.

Los padres tienen el deber de indicar claramente qué es lo bueno y qué es lo malo, en concordancia con la voluntad de Dios. No es una indicación dada en el vacío, sino en correlación con los principios divinos claramente establecidos en las Sagradas Escrituras.

Quien no cumpla esta función se verá -tarde o temprano- sobrepasado por un contexto que influirá de tal modo en sus hijos que no tendrán estas herramientas para argumentar y oponerse a un ambiente plagado de valores contrarios a la voluntad de Dios. Tu guía y dirección, finalmente, es una protección que dará a tu familia un sentido de seguridad y propósito.

¿Estás siendo un modelo moral para tus hijos? ¿Estás guiándolos de tal modo que saben con total certeza qué está bien o mal en la perspectiva de Dios?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>