Tocarse, abrazarse, besarse – Parte 9

besos“¡Oh, si él me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino”. Cantares 1:2.

 Hay matrimonios que nunca tienen expresiones físicas de cariño. No existen los abrazos, ni palmadas cariñosas sobre la espalda, ni ninguna expresión de que el otro representa algo maravilloso y especial.

Las parejas que permanecen en el tiempo se acostumbran desde un principio a tocarse, acariciarse, besarse y abrazarse. Y eso, fuera del contexto del acto sexual.

Muchas veces he escuchado la frase, pronunciada en distintos tonos, que dicen más o menos lo mismo: “Solo se pone cariñoso cuando quiere tener relaciones sexuales. El resto del tiempo ni se me acerca”.

Al contrario de lo que sucede con parejas en crisis, los matrimonios que viven plenamente su relación se tocan continuamente. Es posible verlos tomados de las manos, abrazados al caminar o dando muestras físicas evidentes de que la persona que está a su lado es importante en su vida.

La expresión física es un síntoma que permite entender que un matrimonio está bien o mal. Algunas personas se justifican, diciendo: “Es que en mi hogar de origen nunca había muestras físicas de cariño ni nada por el estilo”.

Sin embargo, este tipo de respuestas es solo una excusa. Es posible aprender. Si en nuestro hogar paterno no solían expresar su cariño, es necesario revertir dicha actitud que, a la larga, lo único que hace es dañar a la familia.

Abrazar, tocar, acariciar, tomar el cabello, etc., son actitudes fundamentales y necesarias en la vida de un matrimonio. Si una persona se pone cariñosa solamente cuando está pensando en tener relaciones sexuales, en la práctica le está enviando un mensaje equívoco a su pareja. Le está diciendo que le interesa nada más que por sexo, lo que puede fácilmente interpretarse en el sentido de sentirse nada más que un objeto, lo cual, a largo plazo, termina siendo frustrante.

El tocarse no tiene por qué tener una carga sexual ni erótica. El ser humano, a diferencia de otros seres, fue creado por Dios con la necesidad de sentir. El tacto es uno de los sentidos más maravillosos que existe. De hecho, la piel es un delicado instrumento que, en su complejidad, está dotada de un sinnúmero de características extraordinarias. Dios nos creó con la necesidad de tocar y ser tocados. No es una ocurrencia cualquiera.

¿Cuándo te acercaste a tu esposa para abrazarla únicamente por el placer de sentirla cerca? Tus acercamientos físicos ¿se confunden fácilmente por tener connotaciones sexuales?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>