Tag Archives: pecado

Injusticia derivada del pecado

golpeador“Se enseñoreará de ti”, Génesis 3:16.

Camino por una calle de Cochabamba, en la República de Bolivia. Estoy de turismo. De pronto, me llama la atención un hombre que camina por la vereda de enfrente, en dirección contraria hacia donde voy. Detrás de él, a dos o tres pasos, lo sigue su esposa. No caminan juntos, uno al lado del otro. Ella -como corresponde a su cultura- camina detrás. Amarrado a la espalda lleva un pequeño y, colgando de ambos brazos, carga dos grandes bultos. El varón camina plácidamente adelante, y… no lleva nada más que su arrogancia.

ES VERDAD, ES REAL, ES BUENO

mujer tristeElla abre la puerta de su departamento, cuando el reloj marca las 4:45 de la madrugada. En otros tiempos, estaría durmiendo a esa hora, pero ahora todo ha cambiado. Se mira al espejo y contiene las lágrimas, mientras quita el maquillaje del cansado y bello rostro. La fuerza que ella pone, en el pedazo de algodón contra el rostro, es sintomática. Le gustaría que limpiase más que el maquillaje: quisiera verse libre del gusto amargo del fracaso, del olor del pecado, de la ilusión perdida. El agua que sale de la ducha limpia su cuerpo; pero sus lágrimas intentan limpiar el alma.

RESPONSABILIDAD PERSONAL

encarceladoIba por el mundo, de ciudad en ciudad, cargando el peso de la culpa, buscando aire puro para su corazón manchado de angustia; de hotel en hotel, peregrino de la vida, ¿o de la muerte? Ni él mismo sabía lo que pasaba en la maraña de sus pensamientos. Tenía dinero, pero de nada le servía. Dinero sucio, robado del sudor del pueblo; dinero que le compraba cosas, pero que no lo hacía feliz. Hasta que, un día, lo aprendieron y lo llevaron de vuelta a su país.

El problema del hombre moderno es una palabra antigua: impiedad.

bus dios no existe  Las angostas callejuelas del pueblecito nos llevaron hasta el único hotel. Había comenzado a nevar, y el frío atravesaba el abrigo de lana que vestía. Era un pequeño hotel, de pocas habitaciones y techo de calamina. Para pasar una noche de emergencia, estaba más que bien. El recepcionista, un hombre obeso, mal encarado, nos recibió de mala gana. Al enterarse de que éramos pastores, vociferó y espetó pestes de Dios y de los creyentes.

Cómo es nuestro abogado

jesus cielo

Ha vencido a la muerte y al pecado.

El cielo se viste de gala. Millones y millones de seres angelicales se preparan para dar la bienvenida al Héroe, que vuelve de la guerra después de haber vencido al maligno y rescatado al ser humano. Jesús aparece glorioso, con su cuerpo resucitado. Ha vencido a la muerte y al pecado. Se sienta, ahora, al lado del Padre.