Su función en la vida es temporal

flor silvestreSeñor, recuérdame qué breve que será mi tiempo en la tierra. Recuérdame que mis días están contados y que mi vida es huidiza. Salmo 39: 4 (NLT)
Estoy aquí en la tierra sólo un rato. Salmo 119:19 (TEV)

La función de su vida en la tierra es temporal. La Biblia está llena de metáforas que enseñan qué breve, qué temporal y qué transitoria que es la naturaleza de la vida en la tierra. Describe la vida como una neblina, como un corredor veloz, como un aliento y como humo. La Biblia dice, “Porque apenas nacimos ayer… Nuestros días en la tierra son tan efímeros como una sombra.”
Para hacer el mejor uso de su vida, nunca debe olvidar dos verdades: primero, comparada con la eternidad, la vida es extremadamente breve. Segundo, la tierra es sólo una residencia temporal. No estará aquí por mucho tiempo; por lo tanto, no se apegue demasiado. Pídale a Dios que le ayude a ver su vida en la tierra como él la ve. David oró, “Señor, ayúdame a comprender lo breve que será mi tiempo en la tierra. Ayúdame a comprender que estoy aquí sólo por un momento más.”
La Biblia compara repetidamente la vida en la tierra con el vivir temporalmente en un país extranjero. Este no es su hogar permanente o su destino final. Sólo está pasando, sólo está visitando la tierra. La Biblia usa términos como extranjero, peregrino, foráneo, extraño, visitante y viajero para describir nuestra breve estadía en la tierra. David dijo, “No soy sino un extranjero aquí en la tierra,”  y Pedro explicó, “Si llaman a Dios su Padre, vivan su tiempo como residentes temporales en la tierra.”
En California, donde vivo, muchas personas se han trasladado de otras partes del mundo para trabajar aquí, pero mantienen la ciudadanía de sus países de origen. Es obligación de ellos portar consigo la tarjeta de residente extranjero (conocida como la “green card”), la cual les permite trabajar aquí aunque no sean ciudadanos. Todo cristiano debería de portar consigo una tarjeta espiritual de residente extranjero para recordarnos que nuestra ciudadanía está en el cielo. Dios dice que sus hijos han de pensar diferente de los no creyentes acerca de la vida. “En lo único que piensan es en esta vida aquí en la tierra. Pero somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo.”  Los verdaderos creyentes entienden que la vida es más que tan sólo los pocos años que vivimos en este planeta.
Su identidad está en la eternidad y su patria es el cielo. Cuando comprenda esta verdad, dejará de preocuparse por “tenerlo todo” en la tierra. Dios es muy franco acerca del peligro de vivir para el aquí y el ahora y de adoptar los valores, las prioridades y los estilos de vida del mundo a nuestro alrededor. Cuando flirteamos con las tentaciones de este mundo, Dios lo llama adulterio espiritual. La Biblia dice, “Están siendo infieles a Dios. Si todo lo que quieren es hacer lo que desean, flirteando con el mundo cada vez que puedan, acabarán siendo enemigos de Dios y de su camino.”
Imagínese que su país le pidiera que fuese el embajador en una nación enemiga. Probablemente tendría que aprender un nuevo lenguaje y adaptarse a algunas nuevas costumbres y a algunas diferencias culturales para poder ser cortés y para poder llevar a cabo su misión.
Como embajador, no podría aislarse del enemigo. Para realizar su misión, tendría que tener contacto y relacionarse con ellos.
Pero supongamos que llegara a sentirse tan a gusto en este país extranjero que le llega a gustar mucho, y lo llega a preferir más que a su patria. Su lealtad y su responsabilidad cambiarían. Comprometería su función como embajador. En lugar de representar a su patria, comenzaría a actuar como el enemigo. Sería un traidor.
La Biblia dice, “Somos embajadores de Cristo.”  Desdichadamente muchos cristianos han traicionado a su Rey y su reino. Han concluido tontamente que porque viven en la tierra, ésta es su hogar. No lo es. La Biblia es clara: “Amigos, este mundo no es el hogar de ustedes, por lo tanto no se pongan muy cómodos en él. No indulten su ego a costa de sus almas.” Dios nos advierte que no nos apeguemos demasiado a lo que está a nuestro alrededor porque es temporal. Se nos dice, “Aquellos que están en contacto frecuente con las cosas del mundo deberían de hacer buen uso de ellas sin apegárseles, porque este mundo y todo lo que contiene pasará.”

Tomado de Vida con propósito de Rick Warren

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>