SOBRE GUSTOS…

cementerioCuando Mery y yo estábamos de novios, un día le pregunté, inocente e ingenuo:
  -¿Qué quieres hacer hoy?
  -Vamos al cementerio- me dijo alegremente.
  -¿A qué?- respondí alarmado.
  Ella sonrió y me dijo sin más:
  -Es que me gustan.

En ese momento, pensé seriamente que tal vez había elegido a la persona equivocada, porque probablemente ella no estaba bien de la cabeza. La acompañé a regañadientes. Me parecía un paseo macabro y tétrico. Me llevó tiempo entender que su gusto se relacionaba con la tranquilidad, las flores y los epitafios.

Han pasado los años. Aún no me logran gustar totalmente los cementerios. Sé, además, con total certeza, que mi esposa no está loca (salvo por mí). He recorrido –como fiel esposo- más cementerios de los que quisiera. En cada ciudad donde hemos estado, esa ha sido una de las visitas obligadas.

Pero, ¿por qué he ido? ¿Por qué he leído cientos de epitafios? ¿Por qué conozco tantas y variadas flores? Simplemente, por ella, por mi esposa. El amor hacia ella ha sido más fuerte que algún temor oculto de mi parte. El amor implica entrega sin condiciones y la decisión expresa de hacer feliz al otro.

El matrimonio es una relación consensuada, en la que el marido y la esposa prometen hacerse felices mutuamente. Uno y otro eligen darse a sí mismos y dejar sus anhelos personales a un lado, con el fin de hacer feliz al otro.

No sé si alguna vez me llegarán a gustar los cementerios; pero, más de una vez, en alguna ciudad extraña, al pasar por un campo santo, no he podido dejar de sentir nostalgia, pues, paradójicamente, ese lugar me recuerda al ser humano que más amo en este mundo. Alguien dijo alguna vez que para Adán el paraíso era el lugar donde estuviera Eva, y es cierto: el que ama no desea estar en ningún otro lugar que no sea al lado de quien ama, aunque eso signifique ir a lugares extraños o realizar actividades que no necesariamente sean de tu agrado.

¿Amas de tal forma que estás dispuesto a acompañar a tu cónyuge a lugares tan inusuales como un cementerio, solo por el gusto de estar con él o ella?

Diseñados para amar de Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>