REMANENTE QUE AMA

Usas-máscara-o-eres-auténticoEl remanente es un concepto fundamental en la teología cristiana. Sugiere que, a través de toda la historia del cristianismo, ha habido un grupo de personas que se ha mantenido fiel a Dios a pesar de todas las apostasías del entorno.

Muchos se sienten parte del Remanente. Sin embargo, eso no basta. Es necesario que cada aspecto de la vida esté relacionado con ello.

El sentirse parte del pueblo de Dios confiere responsabilidades. Hace preciso que las personas vivan, en sus experiencias cotidianas, el significado de la pertenencia al pueblo.

Uno de los dramas de muchos que sienten que pertenecen al pueblo elegido por Dios es que viven vidas dobles; una pública y otra privada. En la iglesia y en las actividades religiosas, suelen ser espirituales y estar llenos de energía religiosa; pero, cuando llegan a su hogar, someten a sus familias a situaciones reñidas con lo que creen y lo que sostienen.

He conocido a personas que se dicen del Remanente y que, sin embargo, son violentas con sus familias; malos empleadores; estrictos en el pago del diezmo pero ladrones de impuestos; etc. Este tipo de vida lo ven los hijos y el cónyuge, y tarde o temprano su entorno familiar termina por no creer lo que afirma en público.

Ser miembro del Remanente implica vivir como Cristo vivió. El amor de un esposo y una esposa que son parte del pueblo de Dios será distinto, en el sentido de que estará pleno de principios y características que no se encontrarán en otra pareja.

Un varón o una mujer que son parte del Remanente amará de tal modo que sus vidas se caracterizarán por la abnegación, el dominio propio, la honradez y la fidelidad. Sus vidas serán sinónimo de plenitud y felicidad. No se dejarán llevar por caprichos. Su amor tan auténticamente original que las personas, al observarlos, querrán imitarlos o al menos intentarán averiguar de dónde viene tal fuerza de carácter.

El amor de Cristo, en la vida de un hijo del pueblo de Dios, da a la mirada una frescura que nada puede imitar. Su amor provee una sensación de confianza y de paz. Y eso porque se tiene un amor que procede de lo alto, puro y sin contaminaciones egoístas. Eso hace que las parejas del Remanente sean auténticamente distintas, precisamente por pertenecer a un pueblo elegido y privilegiado con gracia de Dios.

¿Te comportas como miembro del Remanente? ¿Amas teniendo a Cristo como ejemplo?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>