LA VIDA ANTES QUE EL AMOR

Violeta ParraVioleta Parra fue una de las folcloristas más importantes que ha producido la República de Chile. Sus canciones han sido tarareadas en muchos idiomas. Una de sus composiciones más famosa es: “Gracias a la vida”. Fue grabada en el año 1966. Es un canto a la vida; pero, en forma especial, es una canción de amor. Dice, en algunas de sus estrofas:

“Gracias a la vida, que me ha dado tanto: / Me dio dos luceros que cuando los abro/ Perfecto distingo lo negro del blanco./ Y en alto cielo su fondo estrellado./ Y en las multitudes al hombre que yo amo”.

“Gracias a la vida, que me ha dado tanto./ Me ha dado el sonido y el abecedario./ Con él las palabras que pienso y declaro./ Madre, amigo, hermano, y luz alumbrando/ La vida del alma del que estoy amando”.

“Gracias a la vida, que me ha dado tanto./ Me dio el corazón que agita su mano/ Cuando miro el fruto del cerebro humano./ Cuando miro el bueno tan lejos del malo./ Cuando miro el fondo de tus ojos claros”.

Es un canto de celebración de la vida; pero, por sobre todas las cosas, una manera de decir que la vida es hermosa porque tenemos a alguien a quien amar.

Lo triste de esta canción es que Violeta Parra, en el mes de febrero de 1967, se suicidó. Sus biografías dicen que lo hizo por no ser correspondida en el amor que sentía por un joven europeo.

¿Vale la pena celebrar la vida y quitársela porque no se tiene lo que se ama? ¿Qué es más valioso: la vida o un amor no correspondido? No tengo derecho a juzgar a esta mujer; pero, solamente puedo decir que, por sobre el amor, hay un valor superior, que es la vida, y la calidad de vida que nos permite seguir viviendo pese a que no todo sale siempre como lo planeamos ni lo deseamos.

Muchos no llegan a matarse, pero se convierten en muertos en vida, porque la persona que aman no les corresponde de la misma forma. Se convierten en verdaderos zombis del amor. Personas que existen, pero que en el fondo es como si no estuvieran.

 Eso no vale la pena, por mucho que nos parezca lógico. No vale la pena arruinarse la vida porque alguien no nos ama lo suficiente como para arriesgar y dejar todo por nosotros. El amor está cargado de libertad. Forzar la elección es, simplemente, no entender el amor.

¿Estás viviendo de tal modo que dejas al otro elegir sin presión de ningún tipo? ¿Estás valorando de tal modo tu vida que entiendes que no vale llorar por el amor no correspondido?

Diseñados para amar de Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>