La oración

orar 2La Biblia nos dice, “Oren todo el tiempo.” 17 ¿Cómo es posible hacer esto? Una manera es usar “oraciones de un solo respiro” durante el día, como muchos cristianos lo han hecho por siglos. Escoja una oración breve o una frase simple que puede ser repetida en un solo respiro: “Estás conmigo.” “Recibo tu gracia.” “Estoy dependiendo en ti.” “Quiero conocerte.” “Soy tuyo.” “Ayúdame a confiar en ti.” También puede usar frases cortas de las Escrituras: “Para mí, vivir es Cristo.” “Nunca me abandonarás.” “Eres mi Dios.” Ore de esta manera lo más seguido posible para que este hábito tome raíces en su corazón. Sólo tenga claro que su motivación es honrar a Dios, no controlarlo.

Practicar la presencia de Dios es una habilidad, es un hábito que usted puede desarrollar. Así como los músicos practican sus notas musicales cada día para poder tocar música bella con facilidad, así usted tiene que forzarse a pensar en Dios en diferentes momentos del día. Tiene que entrenar su mente a que se acuerde de Dios.

Al principio necesitará inventarse modos que le recuerden regresar frecuentemente los pensamientos de su consciente a la realidad que Dios está con usted en ese momento. Puede que se haga notitas que dicen, “¡Dios está conmigo. Dios está de mi lado en este momento!” Los monjes benedictinos usaban las campanas de las horas del reloj, para recordarse que tomaran una pausa y que oraran “la oración de la hora.” Si tiene un reloj o un teléfono celular con alarma, podría hacer lo mismo. Algunas veces percibirá la presencia de Dios, otras veces no.

Si está buscando una experiencia de Su presencia a través de todo esto, no entendió su propósito. No alabamos a Dios para que nos sintamos bien sino para hacer el bien. Su meta no es un sentimiento sino estar constantemente consciente de la realidad que Dios está siempre presente. Este es un estilo de vida de adoración.

A través de la constante meditación. Una segunda manera de establecer una amistad con Dios es pensar en su Palabra durante el día. Esto se llama meditación, y la Biblia repetidamente nos insta a que meditemos en quién es Dios, qué ha hecho y qué es lo que ha dicho. 18

Es imposible ser un amigo de Dios sin saber lo que Él dice. No puede amar a Dios a menos que lo conozca, y no puede conocerle sin saber su Palabra. La Biblia dice que Dios “mismo se reveló a Samuel a través de su palabra.” 19 Hoy en día, Dios todavía usa este método.

Aunque no puede pasarse todo el día estudiando la Biblia, puede pensar en ella durante el día, recordando versículos que ha leído o que se ha memorizado, reflexionando en ellos en su mente. La meditación es a menudo mal entendida como un rito difícil y misterioso, practicado solamente por monjes y místicos aislados. Pero la meditación es simplemente pensar concentradamente – una habilidad que cualquiera puede aprender y usar en cualquier parte.

Cuando piensa en un problema repetidamente en su mente, eso se llama preocupación. Cuando piensa en la Palabra de Dios repetidamente en su mente, eso es la meditación.

Si sabe cómo preocuparse ¡ya sabe cómo meditar! Sólo necesita cambiar su atención, de los problemas a los versículos de la Biblia. Cuanto más medite en la Palabra de Dios, menos tendrá de qué preocuparse.

La razón por la que Dios consideró a Job y a David amigos íntimos, era porque ellos consideraban su Palabra más valiosa que cualquier otra cosa, y pensaban en ella continuamente durante el día. Job admitió, “He atesorado las palabras de su boca más que mi pan diario.” 20

David dijo, “¡Oh, cómo amo tu ley! En ella medito todo el día.” 21 “Están constantemente en mis pensamientos. No puedo dejar de pensar en ellos.” 22

Los amigos se comparten secretos, y Dios compartirá sus secretos con usted si desarrolla el hábito de pensar en Su Palabra durante el día. Dios le dijo a Abraham sus secretos, y él hizo lo mismo con Daniel, Pablo, los discípulos y otros amigos. 23

Cuando lea su Biblia o escuche un sermón o escuche un cassette, no se quede sin hacer nada. Desarrolle la práctica de repasar la verdad en su mente, pensando en ella constantemente. Cuanto más tiempo pase repasando lo que Dios ha dicho, más entenderá “los secretos” de esta vida que a la mayoría de la gente se le pasan por inadvertidos. La Biblia dice, “La amistad con Dios está reservada para aquellos que le dan reverencia. El comparte solamente con ellos los secretos de sus promesas.” 24

Tomado de Vida con propósito de Rick Warren

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>