La historia de una ceremonia

boda  Hasta el siglo XII, los matrimonios no eran oficiados por sacerdotes. Era un asunto netamente familiar. Ni siquiera se realizaban bodas en la iglesia. La mayoría de las ceremonias matrimoniales eran oficiadas por los padres o por el varón más importante del clan, y se realizaban en el campo, o frente a las casas de los que iban a casarse.

Sin embargo, desde mediados del siglo XII entró en plena vigencia una ley eclesiástica conocida como “ley canónica”, y se introdujeron dos cambios cuyos efectos perduran hasta hoy; por una parte, la Iglesia Católica presionó para que las personas se casaran en presencia de un sacerdote, en una audiencia pública con testigos, y que la ceremonia tuviera lugar en el templo, más específicamente, a las puertas de las iglesias. Siglos después, las bodas comenzaron a ser realizadas en el interior del templo frente al altar.

Por otro lado, a partir de esta fecha, se introdujo la costumbre de que no era absolutamente necesario realizar una boda con el consentimiento paterno; bastaba la voluntad mutua de los contrayentes.

Muchas personas creen que siempre las bodas se celebraron en un templo; pero, tal como señalamos, la historia muestra otra cosa. En cierto modo, esta restricción se puso para poner orden en una situación que a veces se prestaba para abusos; sin embargo, se le dio al matrimonio un sentido que no tiene y que no aparece en ninguna parte de la Biblia, y que derivó más tarde en el dogma del matrimonio como sacramento.

Me hubiera gustado más la época en que los padres celebraban las bodas de sus hijos, más allá de que hoy aceptemos solo como válido el que los clérigos y los pastores las realicen.* Sin embargo, en el contexto original, tenía un sentido de participación en una fiesta que era a la vez un compromiso familiar, cosa que hoy parece no estar en la mente de muchos.

Por otro lado, una tendencia de hoy es convertir a las bodas en una ocasión tan formal que de pronto se pierde el sentido de alegría que existe.

El argumento de que la boda debe ser celebrada únicamente en un templo porque allí está la presencia de Dios no tiene asidero lógico ni bíblico. ¿No está acaso Dios en todas partes? En particular, las mejores bodas que he dirigido y participado han sido en parques, en el contexto de una naturaleza que invita a la alegría y la paz. Lo importante es entender que el matrimonio debe gozar de la bendición de Dios.

¿Qué sientes respecto de la bendición de Dios para tu matrimonio?

* En Argentina, el matrimonio válido es el civil.

Diseñados para amar de Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>