INTERCESOR DEL PUEBLO

corderoQue perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito. Éxodo 32:32.

¡Salvación! Dios trata de explicar, al ser humano, el precio de la salvación, de muchas maneras y en muchas formas. Cada incidente, cada historia, cada detalle de la Biblia, tiene que ver, de una u otra forma, con el tema de la salvación.

En el Jardín del Edén, es sacrificado un cordero: su sangre es derramada y, con su piel, se resuelve el problema de la desnudez humana. Supongo que, para Adán y para Eva, en aquel momento no había bendición más grande. Para ellos, la bendición fue gratuita, pero no para el cordero: el inocente animal, sin tener culpa de nada, tuvo que morir a fin de resolver la tragedia causada por los seres humanos. El cordero era un símbolo de Jesús, que un día derramaría su sangre en la cruz del Calvario.

El versículo de hoy presenta a Moisés como otro símbolo de Cristo. El pueblo había pecado, y la consecuencia del pecado es la muerte; por lo tanto, aquel pueblo debería morir. Pero, entonces se levanta Moisés, o mejor dicho, se arrodilla y suplica a Dios que perdone a su pueblo, aunque para eso fuera necesario que él muriera. Moisés no había hecho nada de malo; él no merecía morir. Quien merecía la muerte era el pueblo; pero Moisés se ofrece a morir en su lugar.

¿Coincidencia? ¡No! ¿Nobleza de parte de Moisés? ¡Tampoco! Lo que Dios estaba haciendo era enseñar a su pueblo que la única manera de salvarse del pecado es creer en la muerte de un inocente, en su lugar.

La Biblia es una carta de amor, escrita con la tinta roja de la sangre de Cristo. El amor de Dios es el tema central: un amor que sale de la simple letra y entra en el dolor de la acción.

¿Por quién intercedía Moisés? ¡Por un pueblo rebelde! Y ¿por quién murió Jesús? El profeta Isaías describe a la raza contumaz y egoísta, mencionando que todos se descarriaron; cada uno se fue por un camino diferente. Pero, a pesar de eso, Dios hizo recaer toda su culpa en una Persona inocente que, como un cordero, fue llevado al matadero y, como una oveja muda delante de sus trasquiladores, enmudeció y no abrió su boca.

¿Hasta qué punto esto conmueve tu corazón? ¿Hasta qué punto eso te motiva a amarlo y a andar en sus caminos? Deja de lado la inercia espiritual; abandona la monotonía y la rutina. Renueva tu entrega al Señor. Y hoy, antes de salir a la lucha de la vida, piensa en las palabras de Moisés: “Que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito”.

Plenitud en Cristo, Alejandro Bullón

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>