El decálogo del buen esposo

buen esposo ”Pues porque el Señor actúa como testigo entre ti y la esposa de tu juventud, a la que traicionaste aunque es tu compañera, la esposa de tu pacto”. Malaquías 2:14.

Existe una liga prohombría: Varones organizados para defender valores “masculinos” supuestamente perdidos en la sociedad actual. Al leer los postulados de dicha organización, lo que observé fue una especie de culto al machismo. Con palabras diplomáticamente escogidas, solo se intenta mantener el mismo concepto discriminador de tratar a los varones como humanos de primera categoría y a las mujeres como inferiores. Pensando en eso, ideé un decálogo para varones. Mandatos que los que asuman lo que significa ser esposo deberían establecer para sus relaciones conyugales. Aquí está el planteo:

1. Pondrás a tu esposa como la persona más importante sobre esta tierra después de Dios. Esto significa que tus hijos, tu trabajo y tus intereses personales quedarán relegados a un segundo plano en relación con ella, tu compañera.

2. Tratarás a tu esposa como tu contraparte, con los mismos derechos y deberes. Eso significa que nunca supondrás que tu calidad de varón te confiere un estatus especial en relación con tu mujer.

3. Amarás incondicionalmente a tu esposa. Eso implica que no darás ternura y cariño como un pago por servicios, sino como una decisión de amar sin condiciones.

4. No maltratarás a tu esposa de ninguna forma. Esto lo harás porque entenderás que la agresión física o verbal es el rompimiento de un pacto de mutua protección.

5. Cultivarás la amistad con tu esposa. Eso implica ocupar tiempo de calidad en construir una relación amistosa, que implique dialogar, comprender y escuchar.

6. Colaborarás en todo con tu esposa, entendiendo que ella no es tu sirvienta, sino tu compañera, la que está a tu lado en los momentos difíciles y en los fáciles.

7. Pondrás lo mejor de tu parte para aprender día tras día a ser mejor marido, mejor padre, mejor varón y mejor ser humano, con la ayuda de Dios.

8. No exigirás nunca lo que no estás dispuesto a dar. Eso significa que, en todo momento, entenderás que el amor y la respuesta amorosa es solo resultado de acciones de amor.

9. No romperás el compromiso, sino que, al contrario, lo reanudarás día a día. Eso significa que ante cualquier dificultad entenderás que lo único que hace falta es dar con la solución adecuada que ciertamente existe.

10. Cultivarás una relación personal con Dios, quien te capacitará para vivir lo anterior. Él te dará fuerza, valor y sabiduría para vivir como un esposo que hace lo mejor.

¿Estás dispuesto a vivir de acuerdo con estos mandamientos? ¿Hay algo que necesitas corregir, ya?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>