El corazón de la adoración

alabando Entréguense a Dios… entreguen todo su ser a él para ser usados para sus rectos propósitos. Romanos 6:13 (TEV)

El corazón de la adoración es entregarse.

Entregarse no es una palabra muy popular; es tan desdeñada como la palabra sumisión. Implica perder, y nadie quiere ser un perdedor. Entregarse trae a la mente imágenes amargas de admitir la derrota en la batalla, de perder un juego o de darse por vencido a un oponente más fuerte. La palabra casi siempre es usada en un contexto negativo. Los criminales capturados se entregan a las autoridades.

En una cultura competitiva como la nuestra, se nos enseña que nunca nos demos por vencidos y que nunca cedamos a nada – y, por lo tanto, no oímos mucho acerca de entregarse. Si ganar es todo, entonces entregarse es inconcebible. Preferimos hablar de ganar, de tener éxito, de vencer y de conquistar que de ceder, de sumisión, de obedecer y de entregarse. Pero entregarse a Dios es el corazón de la adoración. Es la respuesta natural al maravilloso amor y a la maravillosa misericordia de Dios. Nos entregamos a Él, no por temor o por obligación, sino por amor, “porque él nos amó primero.” 1

Pablo, después de pasarse once capítulos en el libro de Romanos explicando la increíble gracia de Dios para con nosotros, nos insta a que entreguemos totalmente nuestras vidas a Dios en adoración: “Por lo tanto, mis amigos, debido a la gran misericordia de Dios para con nosotros… ofrézcanse ustedes como sacrificio vivo a Dios, dedicado a su servicio y agradable a él. Esta es la verdadera adoración que deberían de ofrecer.” 2

La verdadera adoración — darle placer a Dios — ocurre cuando usted se da completamente a Dios. Note que en el versículo anterior el primer verbo y el último tienen la misma raíz: ofrenda.

La adoración consiste en ofrecerse a Dios.

Este acto de entrega personal es llamado muchas cosas: consagración, hacer a Jesús su Señor, tomar su cruz, morir a uno mismo, entregarse al Espíritu. No importa cómo lo llame, lo importante es que lo haga. Dios quiere su vida – la quiere en su totalidad. Noventa y cinco por ciento no es suficiente.

Existen tres barreras que impedirán que nos entreguemos totalmente a Dios: el temor, el orgullo y la confusión. Esto es porque no nos damos cuenta de cuánto Dios nos ama, queremos controlar nuestras vidas y mal interpretamos lo que significa entregarse.

 

¿Puedo confiar en Dios? La confianza es un ingrediente esencial de entregarse. No se entregará a Dios a menos que confíe en Él, pero no puede confiar en Él sino hasta que lo conozca mejor. El temor nos detiene de entregarnos pero el amor echa fuera el temor. Cuanto más comprenda cuánto Dios lo ama, más fácil se hace entregarse.

¿Cómo sabe que Dios lo ama? Él le ha dado muchas evidencias: Dios dice que lo ama; 3 Él nunca le quita los ojos; 4 a Él le interesa cada detalle de su vida; 5 Él le dio la capacidad para disfrutar de toda clase de placeres; 6 Él tiene buenos planes para su vida; 7 Él lo perdona; 8 y Él es amorosamente paciente con usted. 9 Dios lo ama infinitamente más de lo que se puede imaginar.

La máxima expresión de esto es el sacrificio del Hijo de Dios por usted. “Dios prueba su amor por nosotros en que mientras éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.” 10 Si quiere saber cuánto le importa usted a Dios, mire a Cristo con sus brazos extendidos sobre la cruz, diciendo “¡Así de tanto es que te amo! Prefiero morir que vivir sin ti.”

Dios no es un cruel capataz de esclavos o un déspota que usa la fuerza bruta para coercernos a que nos sometamos. Él no trata de subyugar nuestra voluntad sino que nos corteja para que podamos ofrecernos a Él libremente. Dios es un amante y un liberador y entregarnos a Él nos trae libertad, no la esclavitud. Cuando nos entregamos totalmente a Jesús, descubrimos que Él no es un tirano sino un salvador; no es un jefe sino un hermano; no es un dictador sino un amigo.

Tomado de Vida con propósito de Rick Warren

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>