EL CHEQUE

chequeEstela mira la correspondencia encima de la mesa, con desgano: hoy tampoco la abrirá. ¿Para qué? Solo vienen cuentas y propaganda indeseada. Las deudas la tienen asfixiada.

Esta noche, solo piensa entrar debajo de la ducha y sentir el agua que resbale por su cuerpo, hasta adormecerla. Mañana será otro día y, tal vez, las deudas le duelan menos. Quién sabe, tal vez encuentre la salida inesperada, en fin… Hoy solo quiere dormir y olvidarse de las dificultades que enfrenta.

Lo que ella no percibe es que el ritual se repite a diario: siempre cansada, endeudada y esperando un día mejor. ¿Hace cuánto tiempo que espera? No sabe definirlo; solo sabe que vive triste, sola, y que sus amigos no imaginan el drama que vive la chica extrovertida que hace reír a todo el mundo.

Incoherencias de la vida; unos ríen y otros lloran. Los que ríen, lloran cuando están solos, y los que lloran quisieran alguna vez reír. Estela llora sin motivo: entre la correspondencia que ella no abre, hace un buen tiempo que hay un cheque que un amigo le envió. Estela llora; el motivo de sus lágrimas son las deudas, ella cree. La verdad es otra: ella llora por no abrir la correspondencia; si lo hiciera, no habría más motivo para lágrimas.

Hay mucha gente como Estela: desespera porque no conoce las promesas divinas. El texto de hoy afirma que Dios jamás deja de cumplir sus promesas; puedes descansar, confiando, en ellas. Pero, ¿cómo hacerlo, si no las conoces? Este es el motivo porque el ser humano necesita conocer la Palabra de Dios. La Biblia no es un libro lleno de órdenes y de prohibiciones, sino una carta de amor llena de promesas; cheques en blanco, para completar y cobrar de acuerdo con la fe.

¿Cuál es el drama que enfrentas hoy? ¿Por qué te escondes? ¿Por qué temes? ¿No has sabido, no has conocido que Dios se preocupa por ti, como el padre se preocupa por el hijo pequeño? Haz de este un día de realizaciones, a pesar de las piedras que puedas encontrar en el camino.

Los obstáculos no tienen, como propósito, desanimarte, sino probar cuán resistente es tu fe. ¿Cómo sabrás que confías en Dios, si nunca tuviste que enfrentar los vientos contrarios?

No salgas, esta mañana, sin abrir la correspondencia divina: el cheque está allí, listo para ser cobrado, porque “no faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió”.

Plenitud en Cristo, Alejandro Bullón

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>