EL CAMBIO ES PARTE DE LA VIDA

madura

Permanecer igual no es natural

Las personas cambian; es imposible otra cosa. Es evidente el cambio físico; basta con que nos miremos al espejo. Sin embargo, hay un cambio que es más sutil y que, a la postre, es más dramático y se refiere al ámbito afectivo y a nuestras facultades cognitivas.

Cuando niños, somos por naturaleza afectuosos y expresamos con naturalidad lo que sentimos. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, y por diversas razones, aprendemos a esconder nuestros sentimientos. Muchas veces, el medio enseña que no es correcto expresar determinadas cosas porque no es “políticamente correcto”.

En el nivel cognitivo, no solo nuestras capacidades intelectuales van cambiando, sino también nuestros intereses varían. De niños sentimos una curiosidad insaciable por los más diversos temas; pero, a medida que avanza el tiempo, nuestra capacidad de asombro disminuye, y llega un momento cuando son pocas las cosas que nos sorprenden. Esto, que es evidente y que lo reseña la psicología del desarrollo, también se visualiza de una forma explícita en el matrimonio.

Muchas veces, he escuchado la expresión:

  -No es la persona de la cual me enamoré; ahora es distinta.

  -Y, sí – respondo invariablemente-, no nos casamos con estatuas, sino con individuos que cambian todo el tiempo.

Aceptar el cambio es parte de la vida. Convivir con el cambio es un proceso que nos fortalece como personas. Aprender que las personas cambian gustos, costumbres, hábitos, ideas, etc., es parte del proceso normal del crecimiento. Cuando pretendemos que alguien no cambie, que siga pensando y sintiendo lo que pensó cuando era niño o adolescente, estamos no solo pidiendo un imposible, sino algo que no es justo.

Cuando obligamos a alguien a actuar siempre del mismo modo, lo que estamos logrando, en realidad, es matar su naturalidad y forzarlo a ser de un modo que no es natural. Las personas tienen que cambiar e ir transformándose en el tiempo. Es lo natural; incluso, en el ámbito de las creencias y los valores esto es válido. Las percepciones en relación con lo que se cree o lo que se considera valioso pueden variar, sin duda.

Un matrimonio que crece positivamente aprenderá a vivir el cambio de manera normal. Una pareja que realmente se ama comprenderá que no debe forzar al otro a ser de un modo u otro que no sea el que le es propio incluso cuando los valores y las creencias que sustenta el otro no sean algo que comparto plenamente. Es lo justo.

¿Estás aceptando el cambio en tu cónyuge de manera natural?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>