El amor de Dios por vos

amor dios

amor diosSu amor perfecto nos quita todo temor. Si estamos temerosos, esto muestra que no estamos enteramente convencidos de que Él nos ama realmente” 1ª Juan 4:18

Juan nos asegura que, ya que el amor de Dios es el único amor “perfecto”, puede quitar todo temor. ¿De qué tienes miedo? Sin duda hay muchas cosas que hoy por hoy, nos infunden temor. Y nuestro Padre no es ajeno a esa realidad, como lo demuestra en su Palabra, donde, desde Génesis hasta Apocalipsis repite en incontables ocasiones: No temas. Es curioso que repita esta orden vez tras vez, como si quisiera decirnos “sé cómo te sientes”, “sé lo que necesitas”, “sé lo que te inquieta”. Y aún más, demuestra que le interesa consolarnos, apoyarnos, fortalecernos, proveer a todo lo que necesitamos, darnos paz, tranquilidad y protección. Hace esto por una sola y admirable razón: nos ama.

Por eso, ante la inquietante realidad que nos toca vivir, debemos, más que nunca, pedir a Dios que nos de una clara comprensión de la medida de Su amor por nosotros.

Considera esta oración de Pablo: Ruego que sean plenamente capaces de comprender cuál es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura… del amor de Cristo. (Efesios 3:18-19).

¿Te das cuenta? ¡Dios no puede amarte más de lo que hoy te ama! ¡Graba esto en tu mente! ¡Deja que esta afirmación llegue hasta las partes más profundas de tu ser!

Y dirás: “¿Hasta dónde llega el amor de Dios?”. Mira la cruz. Si vos hubieses sido la única persona en el mundo necesitada de perdón, Él habría ido a la cruz nada más que por vos. Puedes decir aún: ¿Qué clase de amor es el de Dios? La respuesta: un amor incondicional. No puedes hacer nada para merecerlo, y aún cuando te equivoques, no pierdes su amor. Dios no dejará jamás de amarte. Jamás. Nada podrá separarte del amor de Dios: ni la vida, ni la muerte, ni lo ángeles, ni los espíritus, ni lo presente, ni lo futuro, ni los poderes del cielo, ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada podrá separarte del amor que Dios te ha demostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo! (Romanos 8:38-39).

De conocer y comprender su inconmensurable amor viene la confianza. Y la confianza reemplaza a la ansiedad y la anula. Conocerlo a Él es saber que está siempre cercano, siempre atento, siempre alerta. Saber de su amor hacia nosotros, mueve nuestros corazones a amarle también.  Y si le amamos entonces podemos tomar para nosotros la promesa: “todas las cosas ayudan para bien a los que le aman…” (Romanos 8:28).

Por duras que sean las circunstancias que nos toquen vivir, por difícil que parezca el camino que debamos recorrer, Él nos asegura que nunca nos dejará ni nos desamparará. Es su compromiso. Es una realidad. Es consecuencia de su amor, su eterno amor por todos nosotros. El amor perfecto que quita todo temor.

¡Que Dios te ayude a experimentar ese amor hoy mismo!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>