Dios sonríe cuando le obedecemos de todo corazón

arcanoeSalvar la población animal de un diluvio mundial requirió gran atención a logísticas y detalles. Todo tenía que ser hecho de acuerdo a como Dios lo prescribió. Dios no dijo, “Noé, constrúyete cualquier barco que te plazca.” Él le dio instrucciones muy detalladas acerca del tamaño, la forma y los materiales, así como también el número de animales que debían de ser traídos a bordo. La Biblia nos dice cómo Noé respondió: “Y así Noé hizo todo exactamente tal y como Dios le había ordenado.” 10

Note que Noé obedeció completamente (no ignoró ninguna instrucción), y él obedeció exactamente (de la manera y en el tiempo que Dios lo quería hecho). Esta es la obediencia de todo corazón. No es de sorprenderse que Dios le sonrió a Noé.

Si Dios le dijera que se construyera un barco gigante, ¿no piensa que tendría unas cuantas preguntas, objeciones y reservaciones? No Noé. El obedeció a Dios de todo corazón. Esto significa hacer lo que Dios dice sin reservas y sin vacilación. No es algo que pospone y dice, “Voy a orar acerca de esto.” Lo hace sin demora. Todo padre de familia sabe que la obediencia retardada es en realidad una desobediencia.

Dios no le debe una explicación o una razón por todo lo que le pide que haga. Su entendimiento puede esperar, pero su obediencia no. La obediencia instantánea le enseñará más acerca de Dios que toda una vida de discusiones bíblicas. De hecho, nunca entenderá algunos mandamientos hasta que primero los obedezca. La obediencia desbloquea el entendimiento.

Muy a menudo tratamos de ofrecerle a Dios una obediencia parcial. Queremos escoger arbitrariamente los mandamientos que vamos a obedecer. Hacemos una lista de los mandamientos que nos gustan y esos son los que obedecemos, mientras que ignoramos los que son irrazonables, dificultosos, costosos o los no muy populares. Asistiré a la iglesia pero no diezmaré.

Leeré mi Biblia pero no perdonaré a la persona que me hiera. Sin embargo, la obediencia parcial es desobediencia. La obediencia de todo corazón es hecha gozosamente, con entusiasmo. La Biblia dice, “Obedézcanle con alegría.” 11 Esta es la actitud de David: “Señor, sólo dime qué hacer y lo haré. Mientras viva te obedeceré de todo corazón.” 12

Santiago, hablándole a cristianos, dijo, “Complacemos a Dios con lo que hacemos, no sólo con lo que creemos.” 13 La Palabra de Dios es clara que no puede ganarse su salvación. La recibe solamente por medio de la gracia, no por sus propios esfuerzos. Pero como hijo de Dios, puede darle placer a su Padre celestial a través de la obediencia. Cualquier acto de obediencia es también un acto de adoración. ¿Por qué la obediencia complace tanto a Dios? Porque prueba que usted realmente lo ama. Jesús dijo, “Si me aman, obedecerán mis mandamientos.” 14

Tomado de Vida con propósito de Rick Warren

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>