DECIDIR ANTES QUE SENTIR

decisión amarNos casamos por amor la mayoría de las personas y nos mantenemos unidos por la misma razón un gran número. Sin embargo, amar no es cuestión de pasión o química. Es algo mucho más profundo y complejo.

El que ama decide. Aunque no tenga plena conciencia del momento y la forma en que esa decisión tuvo lugar. No se puede amar sin decidir. El que ama voluntariamente elige que sus afectos estén plenamente volcados hacia otra persona.

Algunos actúan como si el amor los golpeara de repente, dándoles un mazazo sobre la cabeza, dejándolos inconscientes; pero, no es así como lo presenta la Biblia.

Dios decide “hacer llover sobre justos e injustos” (Mat. 5:45) porque ama. En otras palabras, aunque emocionalmente quisiera una cosa, ha decidido amar; por esa razón, no guía su accionar por sentimientos pasajeros sino por decisiones permanentes.

Es la misma lección para nosotros. El que decide amar elige dar lo mejor de sí mismo a otra persona, aun contra sus deseos y ambiciones personales. Incluso, contraviniendo sus propios sentimientos.

El amor puede más que el sentimiento, porque el sustento del amor verdadero es la voluntad.

En el mundo en que vivimos, esta verdad parece haberse olvidado. Los sentimientos han tomado el lugar de la voluntad. Pareciera que es más importante sentir que decidir. Por esa razón tenemos tantos fracasos y gente que deambula de una pareja en otra sin encontrar un punto de equilibrio que le permita decir: Llegué; encontré lo que andaba buscando.

Me gusta mucho dialogar con personas que llevan muchos años casadas. Siempre ando en la búsqueda de respuestas a la pregunta: “¿Cómo lo hicieron? ¿Cómo han durado tanto tiempo?”

Indefectiblemente, la respuesta viene de manera similar, y dicha con palabras diferentes es la misma: En algún momento, decidimos que seguiríamos a pesar de todo y que haríamos el mejor esfuerzo para que lo nuestro funcionara.

Hoy, muchos inician el estado matrimonial suponiendo que si no funciona la relación se rompe y se busca otra. Así sin más, como si se tratara de un auto o una computadora. Se cambia si no sirve…

Quien obra de este modo se priva del gozo de saber que el amor es una decisión que se toma día tras día.

¿Qué estás haciendo para decidir amar día tras día? ¿Qué guía tu amor?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>