CUANDO HAY VOLUNTAD PARA SEGUIR, SE PUEDE

Siempre hay esperanzas cuando aún se quiere continuar.

Si hay voluntad, hay esperanza.

Si alguien me hubiera descrito cuán difícil sería estar casado, no sé, con certeza, si habría dado ese paso crucial. Un matrimonio tiene momentos de solaz y plenitud, que sirven de refuerzo y dan solidez a las parejas. Pero también hay instantes de amargura, que son tan difíciles de enfrentar que quien crea que esos momentos son como paseos de fin de semana no tiene la menor idea de su magnitud.

¿Cómo se sobrevive a los tiempos difíciles? ¿Cómo se sortean las dificultades? ¿Qué salva –finalmente- a un matrimonio en conflicto?

Una y otra vez he comprobado que los matrimonios se sostienen porque uno de los dos, o ambos, han decidido seguir luchando pese a todo.

Ser valiente no es estar libre de miedo. El valor significa seguir adelante aunque se esté aterrorizado. Esforzarse en ser valiente implicar ser constante, no bajar los brazos, no tirar la toalla, ni dejarse vencer.

Los conflictos matrimoniales se derrotan o superan en la voluntad. Siempre hay esperanzas cuando aún se quiere continuar. Siempre es posible hacer algo cuando existe el deseo explícito de intentarlo de nuevo y continuar luchando; de decir la frase del peregrino:

-Un paso más, solo un paso más.

Cuando se decide no seguir luchando, no hay nada más que hacer. Los matrimonios no se pueden mantener a la fuerza. Es fundamental la voluntad de querer seguir intentándolo.

Cuando trato a matrimonios en crisis, lo primero que pregunto es:

-¿Qué quieren? ¿Qué desean hacer?

Si uno de los dos o los dos manifiestan que ya no quieren seguir luchando, les hago ver que, no importa qué orientaciones les dé, eso no servirá, porque no tienen voluntad para continuar.

Todo esto me ha llevado a creer que no hay problemas insolubles en un matrimonio; solo hay personas que dejaron de luchar o no quieren bregar más.

Mientras exista la voluntad de continuar, siempre habrá un rayo de esperanza que le permitirá, a esa pareja, finalmente encontrar el camino que los saque de sus perplejidades. Cuando se dejan inundar por el desánimo y bajan los brazos, no hay nada más que hacer. No se puede avanzar a la fuerza.

¿Estás luchando aún o estás dejando caer los brazos?

Diseñados para amar de Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

One Response to CUANDO HAY VOLUNTAD PARA SEGUIR, SE PUEDE

  1. Cledis dice:

    oren x mi matrimonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>