CON TRABAJO

trabajoUna vez le pregunté a un anciano que había estado felizmente casado por más de cuarenta años:
-¿Cuál es el secreto de su éxito?
Él me miró como estudiando si sería capaz de entender su respuesta, y me dijo con una sonrisa:
-¡No hay ningún secreto! Solo trabajar, trabajar y trabajar.

De una manera sencilla, me transmitió un concepto que hoy parece haberse perdido en la mente de muchas parejas jóvenes. El éxito, en cualquier actividad humana, no es el resultado de una casualidad. Es producto de todo un proceso que se hace con esfuerzo y perseverancia.

Hoy, la consigna parece ser: “Estaremos juntos hasta que aparezca la primera dificultad”.

Ese eslogan, que marca la vida de muchas personas, lo único que esconde es una vida de comodidad.

El buen matrimonio es resultado de un trabajo constante; de esforzarse día tras día para amar, pese a que a veces las circunstancias no son las mejores.

Quien cree que llegará a construir un buen matrimonio solamente con el deseo y buenas intenciones no solo es un iluso, sino también se enfrenta a la posibilidad de graves desilusiones.

Un matrimonio exitoso es el resultado del esfuerzo continuo. Es producto de una actitud permanente de trabajo y tesón. Aquellos que hacen esfuerzos esporádicos y luego se dejan estar terminan, finalmente, fracasando estrepitosamente.

Por eso, la respuesta del anciano es tan atinada: sin trabajo no se consigue nada bueno. Esforzarse cada día es el secreto dicho a voces por quienes han tenido éxito; intentar una y otra vez, como una gota de agua que a fuerza de constancia termina quebrando a la roca más sólida. Todo esto implica que no hay problema que no puede resolverse, si se está dispuesto a pagar el precio de poner todas las energías posibles en su solución, en un esfuerzo permanente.

El que sale huyendo a la primera dificultad no solo demuestra no ser apto para el matrimonio, sino también, con dicha actitud, hipoteca todo su futuro y en todas las áreas.

¿Estás poniendo todo de tu parte? ¿Estás trabajando o eres de aquellos que a la primera dificultad salen huyendo?

 Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>