CÓMO TENER UN NOVIAZGO PERMANENTE

Amigos para siempre

Amigos para siempre

Friedrich Nietzsche definió el matrimonio como “una larga conversación”. Invitaba a los varones a preguntarse: “¿Crees poder tener una agradable conversación con esta mujer hasta la vejez?” y agregaba: “Lo demás del matrimonio es transitorio, pues casi toda la vida en común se dedica a conversar”. Por observación, pudo constatar que “un buen matrimonio se funda en el talento de la amistad”.

Nietzsche no era psicólogo, pero vislumbró lo que a John Gottman y sus asociados, de la Universidad de Washington, les demoró 16 años corroborar, y es que “los matrimonios felices están basados en una profunda amistad.”

Una de las palabras más repetidas de Cantar de los Cantares es “amigo” y “amiga”. La amistad logra que dos personas distintas puedan generar un lazo que hace que sus vidas se entrecrucen de tal modo que se hacen necesarios el uno para el otro.

He trabajado por años como pastor de jóvenes, y me admira la capacidad de diálogo de los enamorados. Seguramente yo viví exactamente lo mismo; pero, al verlos a ellos, mi corazón da un vuelco de alegría. A veces observo a algunas parejas conversar animadamente durante horas, y pareciera que el tiempo no pasa. ¡Tienen tanto para decirse! ¡El tiempo no alcanza para descubrir las miles de facetas del amado!

Esto, que era natural en el noviazgo, se deja morir en muchos matrimonios, y se van distanciando hasta el grado de convertirse en desconocidos. A mi consulta vienen muchos varones y muchas mujeres que han llegado a un grado tal de tensión en sus vidas matrimoniales que simplemente se les vuelve insoportable estar juntos. Una de las estrategias que uso para poder llegar a su mente pasando por el corazón es hacerles escribir, en cuadernos individuales, lo que recuerdan de su noviazgo. Inevitablemente, se refieren a las largas horas que pasaban conversando, a cómo el tiempo se iba y no importaba el reloj; simplemente, la necesidad de estar juntos.

¿Por qué esa sensación de descubrimiento se pierde? Simplemente, porque la dejamos ir; no cultivamos el don de conversar.

“Ganar dinero y tener relaciones sexuales son objetivos de las parejas superficiales. El objetivo de hombres y mujeres verdaderamente accesibles y cariñosos es el de compartir pensamientos y sentimientos”. El matrimonio es una permanente conversación. Un diálogo que no se agota con los avatares del día. Una conversación distendida y agradable, que se sustenta en la necesidad de estar con el otro.

¿Cuánto tiempo dedican a conversar como pareja? El tipo de conversación, ¿versa sobre cosas superficiales o sobre sentimientos profundos? Cuando piensas en una amistad verdadera, ¿viene a tu mente tu esposo o tu esposa?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>