Cómo proteger tu matrimonio

¿Quieres luchar?

¿Quieres luchar?

Cuando una relación de pareja se deteriora, se pone en riesgo el presente y el futuro de la pareja, pero también el pasado. Las parejas se unen con muchas expectativas. Cuando son felices, suelen recordar el pasado con cariño; los momentos buenos priman en lugar de los malos. Se alegran de pensar en lo bien que se sentían al principio, lo emocionante que fue conocerse y lo mucho que se admiraban. Cuando hablan de los tiempos difíciles, lo que destacan es la forma en que enfrentaron juntos la adversidad.

Sin embargo, cuando una pareja va mal, la historia se reescribe, pero destacando lo negativo. Les resulta difícil recordar el pasado, no logran traer a la memoria momentos buenos y cuando piensan en el cónyuge no afloran sentimientos positivos hacia él; al contrario.

Cuando una pareja llega a esta situación, se está al borde de un fracaso casi inevitable. En la superficie, puede parecer que no pasa nada: no discuten, no muestran desdén, hablan con calma… Pero lo cierto es que el matrimonio está clínicamente muerto. La indiferencia de uno hacia el otro es la evidencia más concreta. Algunas personas huyen del matrimonio divorciándose. Otras lo hacen simplemente viviendo vidas separadas bajo el mismo techo. La convivencia se convierte en una realidad tormentosa.

John Gottmann –especialista en parejas- sostiene que existen cuatro etapas finales que señalan la muerte de una relación:

  1. Considerar que los problemas matrimoniales son tan graves que ya no hay vuelta atrás.
  2. Sentir que hablar es inútil y que no hay nada más que hacer.
  3. Llevar vidas separadas.
  4. Sentirse solos, y buscar tener una aventura extraconyugal, que en realidad es un síntoma de la crisis de un matrimonio, y no la causa de su deterioro.

A lo largo de todos estos años de ser consejero matrimonial, he visto a cientos de parejas llegar en estas condiciones; sin embargo, cuando están dispuestos a intentarlo una vez más y dejar que la acción de Dios lime asperezas y provea nuevos caminos, muchos de ellos logran revivir lo que estaba prácticamente muerto.

Siempre hay esperanza cuando ambos deciden luchar.

¿Está muriendo tu matrimonio? ¿Quieres luchar? ¿Quieres sentir que hiciste el último esfuerzo e intentaste todo lo posible?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>