AMORES ADOLESCENTES

peter pan“Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño”. 1 Corintios 13:11

La adolescencia es un período de transición. Está marcada por cambios radicales en la vida. Vivir como un adolescente es estar expuesto constantemente a ambivalencias de estados de ánimo, que hacen que la vida se experimente como un vaivén.

Se supone que, al crecer, dejaremos ese estado fluctuante y seremos capaces de responsabilizarnos de las decisiones que tomamos. Lo real es que hay muchos adultos que tiene conductas adolescentes, que rayan en lo patológico.

Muchos se dejan llevar por las ilusiones infantiles, que implicaban no hacerse cargo nunca de sus responsabilidades, el mito de Peter Pan llevado a su realidad más horrorosa: adultos que se niegan a crecer. Los amores adolescentes suelen ser turbulentos. Conflictivos y llenos de inestabilidades, propios de un momento de la vida marcado por grandes cambios.

El amor adulto, en cambio, es como un río de aguas profundas. Que tiene momentos de grandes corrientes, pero que están en el fondo y son mantenidas bajo el control de un curso que sabe bien hacia dónde va. Cuando un adulto se comporta como un adolescente, no solo vive un drama tragicómico, sino también, se está ante la presencia de una persona que se niega a crecer.

A muchos varones y mujeres les cuesta dejar atrás la adolescencia y entender que la vida humana consiste en tomar decisiones y que debemos responsabilizarnos por lo que decidimos.

Cada elección tiene una consecuencia. Amar como adultos implica comprometerse. Amar como adolescente significa solo soñar. El amor de personas maduras significa entender que somos parte de la vida de otra persona y que todo lo que hagamos o dejemos de hacer la va a afectar en forma positiva o negativa. Los adolescentes solo sueñan con alguien que los haga reír permanentemente.

Crecer es doloroso, y ciertamente no es fácil pasar de la adolescencia a la madurez; pero, sin ese paso necesario y fundamental ninguna pareja tiene grandes esperanzas.

Dios nos creó mediante un diseño que implica crecimiento. Dios supuso, cuando nos creó, que llegaría el momento en que tendríamos que hacernos cargo de nuestras decisiones.

Amar como un adulto significa elegir amar pese a las circunstancias. Amar por decisión y voluntad, no por sentimiento y pasión; eso último es tarea de un adolescente que juega a ser grande… con situaciones que aún no es capaz de controlar, menos entender.

¿Amas como un adulto o como un adolescente?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>