AMOR EN EL CIBERESPACIO

datingMeetic es un sitio web creado en 2001 por Marc Simoncini. Lo que partió como una idea en la que nadie creía se ha convertido en un negocio millonario. En dos años, la empresa tiene a más de tres millones quinientos mil usuarios registrados en todo el mundo. Recibe más de quince mil visitas diarias y genera ganancias por más de cinco mil millones de euros cada año.

¿Qué tiene de extraordinario el sitio? Simplemente, es una empresa pensada con el fin de servir de nexo para que personas de todo el mundo puedan conocerse y llegar a relacionarse como pareja. En otras palabras, es una “casamentera electrónica”. El ciberespacio une a personas de las más diversas nacionalidades.

Quien desee hacerse socio, facilita una serie de datos, gustos y preferencias personales. Puede subir fotos y hasta un video. Todo constituye el perfil del usuario, lo que da la chance de consultar su gigantesca base de datos. Todo este procedimiento es gratuito. Pero, cuando alguien desea contactarse con otra persona, en ese caso, debe pagar.

Es una agencia matrimonial que ofrece más de tres millones de posibilidades de elección, lo que le da a la persona un gran abanico de posibilidades.

¿Por qué tantas personas utilizan sus servicios? Por una simple razón: el amor nunca pasa de moda. Por diseño divino, tenemos necesidad de amar y ser amados. Todos los seres humanos quieren conocer una persona que sea la que colme sus expectativas para convertirse en su compañero o su compañera con la que pase el resto de su vida.

El peligro de este tipo de servicios es perder de vista el verdadero sentido del amor, que se funda no solo en la atracción química hacia otra persona, sino también en la voluntad de querer hacer a otra persona feliz. El amor es fuerte; sin embargo, es a la vez muy delicado. Hay que cuidarlo y darle el lugar adecuado; de otra forma, puede fácilmente terminar en algo muy distinto de lo que se esperaba. Para poder amar, es preciso conocer; y en este tipo de servicios se tiende al autoengaño y a creer que el perfil es tal como la otra persona lo presenta. Pero, se necesita tiempo para establecer si existe coherencia entre lo que la persona dice y lo que hace, y eso no se logra a la distancia sino solo cara a cara.

Amar sigue siendo una buena idea. El amor es un don de Dios. Para quienes creemos en el amor, pensamos que es el mejor invento de Dios. Él sonríe con cada pareja que se ama de verdad. Pero, también sufre cuando ve a tantos que pierden el rumbo viviendo una pantomima del amor verdadero. Solo se puede experimentar el amor verdadero y perdurable si la fuente del amor es Dios, y es allí donde fracasa la mayoría de las personas que creen en la ilusión de la auto-gestión absoluta del amor.

¿Entiendes que el amor se sustenta en una relación previa con Dios?

Diseñados para amar, Miguel Ángel Núñez

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>